La Unión

Sitios del mundo que se cree son una puerta al infierno

Nuestra fascinación por hallar al infierno en la Tierra ha sobrepasado toda expectativa.

La cueva de la Sibila / Web.

Sitios del mundo que se cree son una puerta al infierno
27 de febrero de 2017 - 12:19

La religiosidad ha dictado en sus muy variadas enseñanzas la existencia de portales que permiten el enlace de los vivos con las almas del infierno y sus verdugos insaciables; entonces, ¿cuáles son estos y en dónde podemos hallarlos?

La respuesta se encuentra a continuación y, según la historia, no se necesita morir para ir a explorarlos.

El Castillo Houska

puertas del infierno houska

Al norte de Praga, precisamente en la República Checa, se encuentra un castillo que, de acuerdo con la tradición del lugar, se erigió sobre un abismo que dirige al mundo de los demonios.

¿Por qué fue elegido este punto en específico para su construcción? Justamente porque la casa está diseñada para frenar la salida de sus criaturas; de hecho, el inmueble no está diseñado para ser habitado por humanos. No hay cocina, fuentes de agua ni nada que conecte con el subsuelo del predio; se cuenta que el rey Ottokar II fue el autor de esta obra al descubrir las conexiones sobrenaturales del lugar con el reino de las tinieblas.

puertas del infierno houska castillo


El portal de Plutón

puertas del infierno pluton

Según los pueblos griegos y romanos, esta puerta cercana al Templo de Apolo se conecta directamente con el inframundo.

Todo comenzó cuando los pobladores cercanos vieron que de una abertura en la tierra emanaban vapores que mataban a cualquier animal que se acercara; en ese contexto, la gente asumió que ese agujero tenía un origen demoníaco y decidió cerrarlo con algunas piedras, marcándolo como un sitio prohibido. Actualmente este portal pertenece a la provincia de Denizli, en Turquía.

puertas del infierno pluton puerta


El estanque del Infierno

puertas del infierno estanque

Los manantiales japoneses son famosos y mencionados desde el año 700 a. C. en los textos budistas; uno de ellos, quizá el más famoso, es aquel en la ciudad de Beppu, el cual se caracteriza por su intenso color rojo, consistencia espesa y terrorífico aspecto.

El nombre original de ese estanque es Chinoike Jigoku y su temperatura habitual es de 78º C, lo cual explica también por qué era un espacio utilizado para la tortura de los antiguos prisioneros japoneses; actualmente es un spa y vende el contenido del manantial como una crema para el cuerpo.

puertas del infierno estanque infierno


La cueva de la Sibila

puertas del infierno sibila

Uno de los más antiguos caminos al mundo de los muertos que fueron condenados. Hace más de dos mil años los romanos comenzaron una fuerte creencia en torno a este pasadizo; tomando como inspiración “La Eneida”, de Virgilio, los pobladores de aquella civilización iniciaron un culto temeroso hacia esa cueva donde la milenaria oráculo guía a los descensos infernales.

puertas del infierno sibila cueva


El monte Hekla

puertas del infierno hekla

Al sur de las montañas islandesas, desde el siglo XII, se ha creído que existe un camino que tiene la conexión perfecta con el averno; ese que finaliza con un volcán en el horizonte y es conocido como el monte Hekla. Una abertura en la tierra que era sobrevolada constantemente por aves extrañas, pájaros que, de acuerdo a la opinión de un monje benedictino, solían ser almas en pena que custodiaban la prisión eterna de Judas.

puertas del infierno hekla mapa


El río Aqueronte

puertas del infierno aqueronte

Principalmente conocido por la mitología, este río que se cree producto exclusivo de una narración del Viejo Mundo, en realidad existe al noroeste de Grecia. Se conoce en la actualidad con el mismo epíteto que hace miles de años, “El río de los lamentos”, y entre sus flujos todavía conserva la creencia de que éste dirige al Hades mismo. Según Homero y Dante –ambos poetas que trataron la naturaleza de este espacio–, el mencionado río guarda incluso las almas de los condenados y confundidos.

puertas del infierno aqueronte rio

 

El pozo de Darvaza

El pozo de Darvaza o cráter de Darvaza, también conocido como puerta al Infierno, es una antigua prospección de gas ubicada en el desierto de Karakum, cerca de la pequeña aldea de Darvaza, en Turkmenistán.

Este cráter de 69 metros de diámetro, 30 metros de profundidad y una temperatura en su interior de 400°C se creó tras un accidente en 1971 durante unas obras de prospección de gas de geólogos soviéticos, quienes vieron cómo su equipo y sus tiendas eran tragados por la tierra. En realidad, habían descubierto una cueva subterránea llena de gas natural.

Temiendo que el cráter ocasionara el escape de varios gases naturales peligrosos, el equipo decidió prenderle fuego. Estimaron que se extinguiría en algunos días, sin embargo, lleva cuatro décadas incendiado. Desde entonces arde sin parar y brinda un espectáculo impresionante. Ha habido intentos fallidos por apagar el fuego.


Los cenotes mayas

puertas del infierno cenotes

De acuerdo con las viejas creencias de la cultura maya, estos cenotes, con sus increíbles cascadas y aguas puras, servían de portal para el inframundo, conocido como Xibalbá. Se han encontrado cámaras con santuarios y restos humanos en este sitio y, a pesar de ello, probablemente sea uno de los menos siniestros en esta lista; los vínculos que esta sociedad establecía con la muerte eran tan familiares o cotidianos que este paraíso puede inspirar muchas cosas menos terror.

puertas del infierno cenotes xibalba


El purgatorio de St. Patrick

puertas del infierno san patricio monasterio

En Lough Derg, Irlanda, se encuentra un monasterio asombroso fundado en el siglo XV; la instalación de este recinto se debe a una historia ancestral, una que cuenta sobre la visita de San Patricio a la isla hace mucho tiempo.

Según el relato, él tuvo diversas visiones durante su estancia y, resguardado en una cueva, pudo ser testigo de los tormentos recibidos en el purgatorio. En la actualidad, esa caverna, aunque está clausurada por la misma Iglesia Católica, recibe a miles de visitantes que se reúnen ahí para rezar por las ánimas en pena mientras visitan el dichoso monasterio en honor a aquel santo vidente.

puertas del infierno san patricio


La ciudad fantasma

puertas del infierno fengdu fantasmas

Oficialmente llamado Fengdu, este poblado es conocido como “la ciudad fantasma” por su supuesto alto nivel de almas y seres sobrenaturales; conforme a la tradición, se supone que este lugar dirige estrictamente al Naraka (el inframundo chino) y sus vías, por esa razón se encuentra lleno de espíritus en transición.

Las calles están adornadas con estatuas de demonios y criaturas míticas que acompañan a los transeúntes mortales y paranormales durante su viaje. Toda una experiencia fuera de este mundo.

puertas del infierno fengdu

 


El volcán Masaya

puertas del infierno masaya

Perteneciente al Parque Nacional de Nicaragua, este volcán, en las antiguas tradiciones y viejos relatos fantásticos, servía de hogar para una mujer que —todavía no se resuelve el misterio— podía ser una hechicera o quizá también una diosa.

El asunto del infierno vino después, cuando, tras la llegada de los españoles y gracias a sus miedos católicos, se esparció la creencia de que este gran agujero no era otra cosa más que una boca del averno. Incluso, en una ocasión, Francisco de Bobadilla –gobernador del lugar– ordenó un exorcismo al volcán para librarse de sus terribles posibilidades. Hoy es una atracción tanto natural como sobrehumana para todo turista.

 

Quizá con la acumulación de todos estos en un registro, o mejor aún, con su curiosa visita, se logre lo que alguna vez propuso Rimbaud sobre los infiernos: que es necesario orquestar un concierto de ellos y así contar con uno exclusivo para la cólera, otro para el orgullo y alguno para las caricias, formando un gran complejo infernal para sí mismo.

Si nos lo propusiéramos, podríamos conseguir un atlas completo de inframundos para conformar una colección de castigos sobrenaturales en la Tierra y una estancia perfecta para nuestras pasiones; aunque quizá no lo necesitemos. Con la desgracia humana y las crueldades de la vida es posible que tengamos suficiente.

Noticias relacionadas

Secciones