La Unión

“Si tomaban las armas que estaban en la mesa, hubiera sido una carnicería”: De Vargas recuerda captura a Pavão

Francisco de Vargas se desempeñaba como fiscal cuando el presunto narcotraficante Jarvis Chimenes Pavão había sido capturado en su estancia de Yby Yaú, Departamento de Concepción. El operativo se llevó a cabo en la madrugada del 26 de diciembre de 2009 y se llamó “Capricornio” y, además del presunto narcotraficante, también fueron atrapados Carlos Antonio Caballero, alias “Capilho”, líder de la organización criminal brasileña Primer Comando da Capital en Paraguay en ese entonces, y tres sicarios. El ex secretario de Estado recordó cómo fue capturado uno de los capomafiosos más buscados de América del Sur. “Fue un operativo sin precedentes”, resaltó.

Momento en que fue atrapado Jarvis Pavão. / Foto: ABC Color.

“Si tomaban las armas que estaban en la mesa, hubiera sido una carnicería”: De Vargas recuerda captura a Pavão
28 de diciembre de 2017 - 09:00

De Vargas rememoró que Pavão se encontraba durmiendo en su establecimiento ganadero llamado “El Hotel” al momento en que se irrumpió en el sitio. “La estancia era mal llamada ‘El Hotel’. En realidad este establecimiento estaba a unos kilómetros de la que era su estancia original, que es ‘Cuatro Filhos’. Él sabía que constantemente era monitoreada esta estancia, entonces, digamos que se recluía en aquel lugar”, indicó, explicando: “¿Por qué se lo denominaba ‘El Hotel’? Los trabajos de inteligencia previos a aquella captura se hicieron con tecnología que demandó intercepción de conversaciones telefónicas. En los audios se referían a ese lugar como ‘El Hotel’ porque él iba a pernoctar ahí”.

Indicó que aproximadamente a las 06:00 horas de ese 26 de diciembre del 2009 se produjo la entrada a su habitación, donde Chimenes Pavão se encontraba durmiendo. En ese orden, afirmó que las precipitaciones y tormentas que caían en ese momento ayudaron y facilitaron el ingreso a su establecimiento, ya que el techo, que era de zinc, al hacer contacto con la lluvia “producía un ruido infernal que impidió que esta gente pueda detectar nuestra llegada”. “Yo, lo que percibo, es que se relajaron pensando que nadie podía llegar al lugar en esas condiciones climáticas”, señaló.

Manifestó que se había accedido a información de los establecimientos de Pavão debido a que se logró infiltrar a un agente de la SENAD entre el personal que trabajaba para el brasileño en sus estancias. No obstante, prefirió no ahondar mucho en el tema “porque sería darle mucha información a las personas que se manejan en el submundo del tráfico de drogas”.

Aseveró que en la vivienda había 6 personas: en un dormitorio se hallaba Pavão solo y en otro estaban otras cinco personas. “No sabíamos en qué habitación estaba Jarvis, tuvimos que ingresar a todas para saber dónde exactamente estaba ubicado”, afirmó, añadiendo que la puerta de la pieza en donde se encontraba el más buscado tuvo que ser derribada para ingresar.

El exministro del Interior recordó que cuando el objetivo finalmente fue atrapado “estaba muy nervioso y muy asustado, le temblaban los pómulos, estaba solo en ropa interior”. “Estaba durmiendo con dos escopetas, una semiautomática y otra de recarga manual, sobre su propia cama, que por suerte no llegó a utilizarlas”, dijo. En ese sentido, indicó que cuando finalmente fue esposado y trasladado al móvil policial expresó una frase en portugués diciendo “yo sé que perdí”.

Así mismo, señaló que en el lugar fueron halladas armas automáticas y de calibres militares. “Si los criminales que se encontraban ahí con él echaban mano de los armamentos que se encontraban en la mesa de la sala, aquello hubiese sido una carnicería y, sinceramente digo, no estaría teniendo esta conversación”, aseguró en comunicación con La Unión R800 AM.

Jarvis Pavão, capturado en su casa de Yby Yaú. En primer plano, el dinero y las armas de uso militar que fueron incautadas. / Foto: Última Hora.

De Vargas destacó que la captura de Jarvis Chimenes Pavão, quien en ese momento era uno de los criminales más buscados de América del Sur, fue sin precedentes y demasiado importante.

Consultado sobre cómo observa la extradición de Pavão, manifestó que es un “alivio”. “Yo veo esto con buenos ojos porque es un caso que marcó a fuego en mi carrera. Tenerle a un delincuente de este peso en nuestro país, con los inconvenientes que presenta siempre su defensa, genera costos y riesgos muy elevados para nuestro país”, expresó.

Finalmente, dijo que en la actualidad solo trabaja de manera privada como abogado y generalmente desde su casa. No obstante, reconoció que “no puedo negar que estos operativos me traen cierta añoranza”.

Jarvis Chimenes Pavão fue condenado a ocho años de prisión en nuestro país por lavado de dinero y tráfico de armas, sentencia que cumplió ayer. Desde hoy, en su país compurgará una pena de 17 años de cárcel por narcotráfico y otros crímenes.

Noticias relacionadas

Secciones