La Unión

Padres que matan a sus hijos: mucho más frecuente de lo que se cree

Es el más incomprensible de los crímenes: un padre o una madre mata a su propio hijo. Ocupa los titulares cuando sucede –como esta semana en el estado de Georgia, donde una madre latina fue acusada de apuñalar a cuatro de sus hijos hasta la muerte–. La verdad es que el filicidio ocurre con una frecuencia lamentable en Estados Unidos. Y las madres tienen casi la misma probabilidad de hacerlo que los padres.

Una madre asesinó de varias puñaladas a sus cuatro hijos esta semana en Georgia, Estados Unidos.

Padres que matan a sus hijos: mucho más frecuente de lo que se cree
7 de julio de 2017 - 23:53
Por Doug Cris.

Por supuesto que nos sorprende siempre que oímos otra historia sobre un padre o una madre que le quitó la vida a su propio hijo. Piensa en Andrea Yates o en Susan Smith. Pero lo que más nos sorprende (y nos entristece) es que este tipo de crimen suceda con tanta frecuencia.

Un estudio de la revista Forensic Science International analizó los casos de filicidio cometidos entre 1976 y el 2007 y halló que cada año ocurrieron cerca de 500 en Estados Unidos.

  • Casi el 72% de los niños que fueron asesinados por sus propios padres tenían 6 años o menos.
  • Un tercio de las víctimas solo eran bebés de 1 año o menos.

Pero más del 13% de las víctimas eran adultos, específicamente personas entre 18 y 40 años. Así que la amenaza del filicidio no se aleja cuando la gente crece y se independiza.

El 41,7%% de los asesinos fueron mujeres, mientras en el 58,3% de los casos fueron hombres.

Cheryl Meyer, coautora de varios libros sobre este tema, dice que es probable que una madre mate a un hijo cada tres días en cualquier lugar de Estados Unidos.

Solo el 10% de las víctimas fueron asesinadas por sus padrastros o madrastras. Eso significa que el 90% de las víctimas fueron hijos e hijas biológicos de los asesinos. Y los hijos (58%) sufrieron más por este crimen que las hijas (42%).

Para cometer los asesinatos, los padres usaron algo que en el estudio quedó definido como “armas personales”, con las cuales golpearon o ahogaron a las víctimas en la mayoría de los casos que involucran a menores de edad.

En el 72% de los casos en que las víctimas fueron adultos, los padres usaron armas de fuego.

Fuente: Revista Forensic Science International.

 

Las razones

Timothy Mariano, autor principal del estudio, ofreció tres teorías sobre las razones que llevan a cometer un crimen tan execrable: los padres suelen tener enfermedades mentales, suelen tener altos niveles de testosterona o consideran que su descendencia no era deseada.

El psiquiatra forense Phillip J. Resnick, pionero en la investigación de los casos de filicidio, ha identificado cinco grandes razones:

  • Altruismo: un padre o una madre mata a su hijo porque considera que es lo mejor para el niño o niña. Puede estar basado en algo real (que el hijo sufra una enfermedad terminal, por ejemplo) o preceder el suicidio de su padre o madre, pues siente que sería injusto abandonar al hijo para que se enfrente solo a este cruel mundo.
  • Psicosis aguda: un padre o una madre mata a su hijo porque tiene ideas que no son compatibles con la realidad. Por ejemplo, cree que su hijo está poseído por el demonio.
  • Hijos no deseados: un padre o una madre mata a su hijo porque lo ve como un obstáculo, como un estorbo.
  • Accidental: la muerte del hijo o hija es el resultado involuntario del abuso físico por parte de los padres.
  • Venganza conyugal: el padre o la madre mata a su hijo es un esfuerzo por vengarse de su pareja.

 

Con información de CNN en español.

Noticias relacionadas

Secciones