La Unión

Padre e hijo murieron atropellados en Capiatá

Un padre y su hijo murieron luego de ser atropellados a la altura del kilómetro 19,800 de la Ruta 1, zona de Capiatá, ayer martes, cuando se disponían a cruzar el tramo. El conductor del vehículo aparentemente realizó una maniobra imprudente. Quedó detenido.
Padre e hijo murieron atropellados en Capiatá
13 de junio de 2018 - 09:43

El hecho ocurrió aproximadamente a las 15:50 horas y resultaron como víctimas fatales Nery Javier Grance, de 47 años, y su hijo, Félix Grance, de 10 años, informó Carlos Giménez, Jefe de la Comisaría Nº32 de Posta Ybycuá, quien detalló que el adulto falleció al instante, mientras que el niño pereció en el Hospital Pediátrico Acosta Ñu, hasta donde había sido trasladado de urgencia. El hombre acompañaba al pequeño luego de culminar su práctica en la escuela de fútbol del club Olimpia de Posta Ybycuá.

El autor del suceso fue identificado como Diego Francisco Núñez Ayala, de 23 años, quien se encontraba al mando de un automóvil de la marca Subaru, tipo Impreza, con chapa BEU 664. Este sujeto fue sometido a la prueba de alcotest, estudio que arrojó resultado negativo. Se encuentra detenido en la citada sede policial a disposición del fiscal de Capiatá, Hugo Pérez, quien imputó lo imputó por homicidio culposo y omisión de auxilio.

El uniformado indicó que al momento del accidente había mucho tráfico en la zona y que el vehículo en cuestión circulaba a alta velocidad. “Se va a investigar el caso para averiguar las culpabilidades revisando cámaras de seguridad del lugar, pero a simple vista, y sumado a lo que dicen los testigos, toda la responsabilidad fue del conductor”, expuso el jefe policial.

Posterior al percance, Núñez Ayala se dio a la fuga. No obstante, fue perseguido por agentes de la Comisaría Nº 32, logrando su detención aproximadamente a 5 kilómetros de donde se produjo el hecho.

Giménez indicó que Nery Grance, quien residía en la misma ciudad de Capiatá, dejó a una esposa y otros dos hijos.

Noticias relacionadas

Secciones