La Unión

Ola de calor en Europa: El viejo continente vive el verano más caliente en 260 años

El caso más crítico se vive en Grecia, donde las condiciones de sequía y calor contribuyeron a unos trágicos incendios forestales. Otras regiones afectadas por las altas temperaturas son Alemania, Suecia y Bélgica.
Ola de calor en Europa: El viejo continente vive el verano más caliente en 260 años
27 de julio de 2018 - 15:02

El continente europeo atraviesa un verano más caliente de lo habitual, con temperaturas que no se registraban desde hace 260 años, lo que pone en riesgo a pobladores de ciudades sin estructuras para una oleada tropical. El caso más crítico se vive en Grecia, donde las condiciones de sequía y calor contribuyeron a unos incendios forestales que provocaron la muerte a más de 100 personas y dejaron a varios pueblos convertidos en cenizas.

Desde hace semanas Suecia vive una situación sin precedentes, con temperaturas que superan los 30 grados, cuando usualmente rondan el rango de los 23. Actualmente se combaten 27 incendios, con más de 25.000 hectáreas quemadas. Según datos del Instituto Meteorológico e Hidrológico de Suecia, el país experimenta su peor sequía en más de un siglo de registros. Los caudales de lagos y ríos son históricamente bajos debido a la falta de precipitaciones.

En Estocolmo no hay marcas como las actuales desde 1756, por lo que este julio es considerado el más caliente de la historia. En Suecia también están lidiando con fuegos forestales, producto de las altas temperaturas, un engendro del cambio climático y el efecto invernadero. Letonia y Finlandia también sufrieron voraces incendios forestales.

En tanto, desde la Met Office -oficina meteorológica británica- alertaron que estos días las temperaturas de estos días en Londres y otras regiones superarán al récord de 38,5 grados registrados en 2003. En Francia, en tanto, las autoridades parisinas se pusieron en guardia ante lo que anuncia el pronóstico meteorológico para las próximas horas: alto smog y temperaturas de entre 32 y 34 grados. El viernes, las temperaturas llegarán a 37 grados, informó la agencia DPA.

“Incluso las noches serán siempre muy cálidas”, explica el Servicio Meteorológico de Francia, y agrega que la caída en las marcas térmicas no llegará antes del fin de semana, con las lluvias. La comuna de París tiene una aplicación que permite identificar en un mapa a través de los teléfonos celulares las áreas más frescas de la ciudad, como parques, plazas y hasta conventos, que se mantendrán abiertas día y noche. En este país, la ola de calor de 2003 causó la muerte de unas 10 mil personas, en su mayoría ancianos y mujeres.

En la misma situación se encuentra Japón, que está sufriendo una ola de calor que hizo que los termómetros superaran los 41 grados centígrados en la ciudad de Kumagaya. En otras regiones y en la capital, Tokio, las temperaturas también superaron los 40 grados. Desde que comenzó la ola de calor murieron decenas de personas, muchas de ellas por un golpe de calor. Además miles tuvieron que ser hospitalizadas, la mayoría personas mayores de edad.

El calor está colapsando el sistema sanitario japonés: solo el domingo las ambulancias de Tokio tuvieron que atender más de 3.100 emergencias, según datos de los bomberos. Se trata del mayor número de asistencias desde que se creó el servicio de emergencias en 1936. Las autoridades recomendaron no permanecer en la calle si no es necesario y beber mucho líquido. Los meteorólogos esperan que el calor se mantenga hasta finales de mes.

Con temperaturas de entre 35 y cerca de 40° Celsius a la sombra y una humedad de más de 80%, varias ciudades japonesas muestran una combinación mortal, ya que debilita las defensas naturales, informó AFP. “Estamos registrando calores sin precedentes en varias regiones”, dijo en una conferencia de prensa el lunes por la noche Motoaki Takekawa, un funcionario de la Agencia Meteorológica. Esta ola de calor “es fatal y la consideramos un desastre natural”, agregó.

 

Con información de Perfil.com.

Noticias relacionadas

Secciones