La Unión

Mató a su empleada y enviando mensajes al padre de la víctima quiso distraer a investigadores

Con un mensaje a través de la aplicación Whatsapp en el que decía “conocí a un tipo realmente genial”, enviado desde el teléfono de Savannah Gold, Lee Rodarte Jr. quiso despistar a las autoridades policiales de Florida. La mujer ya estaba muerta y el asesino pretendía llevar adelante un plan que lo desligue del crimen.
Mató a su empleada y enviando mensajes al padre de la víctima quiso distraer a investigadores
6 de octubre de 2017 - 11:00

Gold, de 21 años, era empleada del restaurant Bonefish Grill en Jacksonville, Florida, Estados Unidos, donde Rodarte Jr. era el encargado. Durante un tiempo, ambos mantuvieron una relación amorosa. El pasado miércoles 9 de agosto la mujer fue declarada desaparecida por las autoridades e inició su búsqueda.

La imagen de Savannah Gold que se mostraba en televisión cuando era buscada por la Policía de Jacksonville.

Su automóvil fue hallado en el estacionamiento de su puesto de trabajo. Estaba con una de las puertas abiertas, se hallaba su bolso en el interior del vehículo y uno de los neumáticos pinchado. Los investigadores decidieron que el misterio podría resolverse mirando las cámaras de video del lugar.

Las grabaciones demostraron que luego de arribar al lugar, Gold se dirigió al asiento del acompañante del auto de Rodarte donde habría comenzado una pelea, de acuerdo a lo relatado por las autoridades policiales. Luego de la lucha, el hombre de 28 años se dirige al vehículo de la mujer y toma algo. Regresa al suyo y conduce fuera del lugar, con Gold aún en su interior.

Unas horas luego de desaparecer, el padre de la víctima, todavía sin saber qué estaba ocurriendo, recibió el extraño mensaje. “¡Hey! Quiero decirles a ti y a mamá que conocí a un tipo realmente genial y que estamos huyendo juntos. Lo amo y nos estamos yendo esta noche. Los llamaré más tarde para avisarles adónde nos iremos”.

Pero el mensaje no solo le llegó al padre de Gold, sino a otros amigos y familiares de la víctima. Las sospechas comenzaron. ¿Qué tipo de comunicación era esa? ¿Qué estaba ocurriendo con Savannah que se comportaba de manera tan extraña?

“Todo era loco de remate. Se veía realmente extraño”, indicó Daniel Gold -el padre de la víctima-  a la cadena local de noticias WJAX. El hombre hacía referencia además a las faltas de ortografía que tenía el mensaje. El hermano de Savannah también recibió otro texto: “Renuncié, me voy con mi novio, no puedo hacer esto más, estoy bien solo quiero irme”, fueron las palabras que llegaron desde el celular de la joven.

Lee Rodarte Jr.

Al poco tiempo de haberse declarado a la víctima como desaparecida, Rodarte intentó una última chance para desligarse del crimen. Se comunicó con los padres para indicarles su preocupación por la repentina fuga de su hija. Les prometió que colaboraría en su búsqueda.

Ante las sospechas de que algo raro estaba ocurriendo, la Oficina del Sheriff de Jacksonville interrogó a Rodarte Jr.. Había sido el último en verla con vida según lo que revelaban las cámaras de seguridad. El hombre no tardó en confesar. “El sospechoso, cuando fue entrevistado por la policía, admitió haber estado en el estacionamiento del Bonefish Grill con la víctima, haberla matado y haber ocultado su cuerpo en un lago”, expresó el comunicado oficial.

Lee Rodarte Jr. se presenta ante la Corte que lo juzgará por el crimen de Savannah Gold.

Rodarte llevó a los oficiales al lugar donde la había arrojado. Un cuerpo de buzos recuperó el cadáver. Posteriormente, quedó detenido en el Penal del Condado de Duval, en Florida, bajo cargos de homicidio y no podrá quedar en libertad bajo fianza. Según medios locales, todo indica que recibirá cadena perpetua.

 

Con información de Infobae.

Noticias relacionadas

Secciones