La Unión R800 AM

La muerte de Ayrton Senna: los misterios y la negligencia detrás de la tragedia

A 23 años del fallecimiento del piloto brasileño, la escudería, los organizadores y las autoridades siguen echándose la culpa por un accidente que no tuvo responsables y que marcó un antes y un después en el automovilismo.

Ayrton Senna. / Foto: Getty Images.

La muerte de Ayrton Senna: los misterios y la negligencia detrás de la tragedia
1 de mayo de 2017 - 17:33

En la séptima vuelta del Gran Premio de San Marino de 1994, el monoplaza de Ayrton Senna pasó de largo en la curva Tamburello y se estrelló contra un muro de hormigón a más de 200 km/h.

El piloto de 34 años fue trasladado en helicóptero hasta el hospital Maggiore de Bolonia, pero el accidente le había causado una muerte cerebral, por lo que su fallecimiento ya era un hecho.

Desde ese día, empezó un debate sobre lo que realmente había sucedido, aunque ni siquiera las pericias pudieron determinar qué fue lo que provocó el accidente. Luego de 23 años, la discusión continúa y aún no hay responsables.

Senna perdió la vida en el momento del accidente, según confirmaron los médicos del hospital. / Foto: ALLSPORT.

La carrera no debió haberse disputado

El día anterior a la carrera, el piloto Roland Ratzenberger había perdido la vida en las clasificaciones y según las leyes italianas, el Gran Premio de San Marino debió haberse suspendido. El país europeo establece que cuando una persona muere en una actividad deportiva, debe cancelarse para poder realizar las investigaciones pertinentes.

Sin embargo, las pericias del accidente del austríaco y las del propio Senna, se realizaron el lunes, una vez finalizado el evento.

La barra de dirección

Las pericias determinaron que la barra de dirección del monoplaza se rompió. Por lo que una teoría sosteien que esto provocó que Senna pierda el control. Además, el objeto impactó contra el casco del piloto, causando su muerte.

Sin embargo, la escudería Williams argumenta que, si bien la barra había sido soldada y reutilizada de un modelo anterior, su rotura fue provocada por un inconveniente anterior.

La temperatura de los neumáticos

Adrian Newey, jefe de diseño de Williams en 1994, es uno de los principales defensores de esta hipótesis. Según él, el ingreso del Pace Car vueltas antes fue clave.

El auto de seguridad ingresó tras el accidente del portugués Pedro Lamy, a una velocidad tan lenta que enfrió los neumáticos de los competidores. Incluso, Senna se había quejado en la semana de la marcha del Pace Car.

Cuando la carrera se reanudó, y luego de una vuelta casi sin novedades en cuanto a las posiciones, el brasileño volvió a exigir su máquina, pero las ruedas no se adhirieron al asfalto y el coche salió disparado en esa curva.

Con información de Infobae.

Noticias relacionadas

Secciones