La Unión

“Esperaba la condena porque me habían amenazado”, dijo recolector de pilas condenado a prisión

Rubén Figueredo, acopiador de pilas de la Fundación Itá Enramada sentenciado a la cárcel, manifestó que “sabía lo que le esperaba” tras denunciar hechos de contaminación en el río Paraguay por parte de la empresa EMPO, encargada de administrar la recolección de basuras en la ciudad de Asunción, firma de la cual sospecha que presionó a la Justicia para que lo condenaran.

Foto: ABC Color.

“Esperaba la condena porque me habían amenazado”, dijo recolector de pilas condenado a prisión
23 de octubre de 2017 - 12:05

Rubén Figueredo, de la Fundación Itá Enramada, fue condenado la semana pasada a dos años de prisión por realizar acopio de pilas sin poseer licencia de la Secretaría del Ambiente (SEAM).

En comunicación con La Unión R800 AM, el sentenciado manifestó que “esperaba la condena”, debido a que la fundación de la cual él forma parte presentó una denuncia contra la empresa EMPO, que administra la recolección de basura en la ciudad de Asunción, tras descubrir el derrame de lixiviados en el río Paraguay. “Nosotros hicimos la denuncia y publicamos. Inclusive, previamente le llevamos a la Corte para mostrarle in situ qué es lo que estaba pasando. Hasta un canal de televisión estuvo grabando todo ahí en el lugar”, explicó.

Indicó que tras estas denuncias, “vinieron las amenazas de que íbamos a pagar por eso (por publicar la contaminación) y bueno, sabía lo que me esperaba”.

Figueredo señaló que la Municipalidad de Asunción le pidió coimas para que el proyecto de solucionar el problema sea incluido en el presupuesto del año entrante. “Ahí me comentaban que yo tenía que aceitar aquí y allá, no tenían vergüenza para decírmelo”, afirmó, añadiendo que en la SEAM pasó por la misma situación. En este orden, agradeció a la Fiscalía, afirmando que el único ente público que le brindó donaciones para llevar adelante las denuncias, debido a que la Fundación Itá Enramada es una institución sin fines de lucro.

Cuestionó que a pesar de haber encapsulado las pilas, igual lo hayan sentenciado a prisión, asegurando que encontrándose en esas condiciones no pueden producir contaminación. “Las pilas no pueden contaminar si están ahí. No tiene líquido, apenas posee una gota que puede lixiviar, pero para eso están los absorbentes en el tambor, por lo cual no pueden salirse de dentro y se convierte en sólido rápidamente”, explicó.

Indicó que la campaña de recolección de pilas lleva más de 20 años de manera ininterrumpida, mencionando que se llegó a junta 149 toneladas de estos dispositivos.

Finalmente, aseveró que apelará la decisión del Tribunal que lo condenado.

Noticias relacionadas

Secciones