La Unión

En reencuentro con mucha emoción, Chapecoense volvió a la cancha

Neto, Alan Ruschel y Jackson Follmann, futbolistas sobrevivientes de la tragedia del 29 de noviembre en Colombia, encabezaron la emocionante fiesta para los campeones de la Copa Sudamericana 2016 en la Arena Condá.

Mucha alegría y emoción se vivió antes, durante y después del partido. El juego entre el campeón de la Copa Sudamericana 2016 y el actual campeón del Brasileirão, el Palmeiras, finalizó con una afable igualdad de 2-2. / Foto: Globoesporte.com.

En reencuentro con mucha emoción, Chapecoense volvió a la cancha
22 de enero de 2017 - 10:06

¿Solo fútbol? Quien todavía dice eso después de este sábado, no vio lo que aconteció en la Arena Condá. ¡Chapecoense volvió! Pasaron 54 días desde la tragedia del 29 de noviembre, la reconstrucción fue ardua, pero Chape ya pisó nuevamente cancha. En amistoso marcado por el emocionante homenaje a los campeones de la Copa Sudamericana, con presencia de Neto, Alan Ruschel e Follmann recibiendo el trofeo y las medallas, el equipo de Vágner Mancini empató 2 a 2 con el Palmeiras y sorprendió por la muy calidad de fútbol demostrado. El debutante Raphael Veiga abrió el marcador para el Verdão, Douglas Grolli y Amaral dieron vuelta el tanteador para el conjunto dueño de casa, pero Vitinho dejó todo igual a poco más de 10 minutos para el final. Fue mejor así, un empate. El resultado, en verdad, era lo que menos importaba. Es mucho más que fútbol. Lo fundamental e importante es que Chapecoense volvió.

Jackson Follmann, portero del Chapecoense a quien le amputaron la pierna derecha a causa del accidente ocurrido el 29 de noviembre en Colombia, levanta la Copa Sudamericana. / Foto: Captura de pantalla.

PRIMER TIEMPO

El hincha presente en la Arena Condá no precisó para percibir que el clima emotivo de la tarde de este sábado en nada interferiría en el juego en sí. Con Antônio Carlos, Felipe Melo e Raphael Veiga entre los titulares, el Palmeiras se mandó al ataque y dio trabajo en los minutos iniciales. Tanto que ya a los 11, Veiga abrió el marcador con un disparo colocado. El, entre tanto, le hizo a bien a Chapecoense, que adelantó sus líneas y se volvió más ofensivo.

Actuando prácticamente con un 4-2-3-1, el equipo dirigido por Vágner Mancini tenía a Amaral y Girotto bien parados frente a la defensa rival, Niltinho e Rossi abiertos en ataque, con Neném haciendo la aproximación a Wellington Paulista. Con la presencia ofensiva de los laterales João Pedro y Reinaldo, Chape iba bien por los costados y tuvo mayor dominio de las acciones. El empate surgió en una de las jugadas letales del “Viejo Chape”: la pelota aérea. Cruce de Niltinho, bajada de Girotto, y gol de Grolli. El hijo de la casa que volvió para el recomienzo tuve la honra del gol histórico.

SEGUNDO TIEMPO

En la etapa complementaria, Eduardo Baptista comenzó a hacer pruebas, con ocho cambios, en cuanto Mancini optó por acoplar y compenetrar su equipo titular. Dodô y Elias fueron las únicas caras nuevas, y Chapecoense seguió mejor en campo. Tal es así, que necesitó de apenas un minuto para dar vuelta el marcador, una vez más a través del balón aéreo. Reinaldo envió un centro que Amaral cerró con un certero cabezazo.

Pasando el tiempo, el ritmo del partido disminuyó. Normal para ser inicio de temporada. Mancini cambió piezas, pero mantuvo la estructura táctica del elenco local, que daba espacios en la defensa, a pesar de controlar las acciones. Cerca del epílogo del cotejo, el Palmeiras, mediante un remate fuerte y cruzado del joven Vitinho, decretó la igualdad final. El gol en nada tuvo un impacto negativo, y dejó la sensación de deber cumplido en la tarde de Chapecó. En el “Juego de la Amistad”, nada mejor que el empate en el marcador.

ETERNOS CAMPEONES

El punto destacable de la tarde en Chapecó, no obstante, aconteció antes de que la pelota ruede. Representando a todas las víctimas del trágico accidente del 29 de noviembre, Neto, Alan Ruschel y Follmann – en su primera aparición pública fuera del hospital – recibieron la premiación por el título de la Copa Sudamericana. Tuvo al golero, entre muchas lágrimas, la honra de levantar el trofeo. Nivaldo, Moisés, Lourency y Martinuccio, que también participaron de la campaña, estuvieron presentes. Enseguida, familiares de atletas e miembros de la comisión técnica fallecidos también recibieron sus medallas. Fuerte emoción en la Arena Condá.

MINUTO 71, CONMOVEDOR

La fiesta por el título de la Sudamericana y la buena actuación del Chapecoense ya eran factores suficientes para dejar al torcedor animado con el reinicio del equipo, hasta que el reloj marcó 26 minutos del segundo tiempo. El minuto 71. De repente, el sistema de sonido del estadio comenzó a corear el histórico grito “Vamo, vamo, Chape!”, el juego fue paralizado y el estadio unísono hizo un homenaje más a cada una de las 71 víctimas fatales de la tragedia de Medellín. Palpitante.

Al minuto 71, el árbitro del partido Héber Lopes detuvo el partido para que tanto los hinchas presentes como los jugadores les rindan homenaje a las 71 víctimas de la tragedia del 29 de noviembre ocurrida en Colombia. Video: Usuario de Youtube Fútbol Deportes.

PRÓXIMOS PASSOS

Pasada toda la emoción del recomienzo, Chapecoense ahora se prepara para volver a disputar títulos. Y el próximo compromiso ya se viene para el jueves 26 de enero. El primer partido oficial será contra el Joinville, a las  19:30 (hora paraguaya), en la Arena Condá, cotejo correspondiente a la Primeira Liga. El equipo de la ciudad de Chapecó está en el Grupo C, que también está integrado por el Atlético Mineiro y el Cruzeiro. Por su parte, el Palmeiras debuta en el Paulistão el día 5 de febrero, en su cancha, contra el Botafogo-SP. Antes, el 29 de enero, el elenco comandado por Eduardo Baptista recibe al Ponte Preta en juego amistoso.

Con información de Globo Esporte.

Noticias relacionadas

Secciones