La Unión R800 AM

Cómo hace Netflix para saber todo sobre su público

La plataforma de streaming conoce tanto los gustos de su público que puede predecirlos. Por eso empleó un cálculo matemático para crear el éxito de “House of Cards”.
Cómo hace Netflix para saber todo sobre su público
5 de mayo de 2017 - 23:07

Los usuarios miran House of Cards, Orange is The New Black, Bloodline, Daredevil o películas de acción, comedias, documentales, biopics. Y Netflix los observa a ellos mientras lo hacen. Y así genera nuevos contenidos, propios o integrados a su inventario para streaming.

Según su página web, la compañía que comenzó hace 20 años en California con el envío de DVDs a domicilio tiene más de 98 millones de suscriptores en 190 países, 50 millones de ellos en los Estados Unidos. Para conseguir ese éxito resultó clave su expansión, en 2013, a la producción de contenidos: lanzó la serie que protagonizan Kevin Spacey y Robin Wright.

A partir de la información que recoge de sus usuarios —la que le brindan y la que toma de su conexión—, Netflix aplica algoritmos para dirigir sus contenidos.

No fue una epifanía inspiradora de Reed Hastings, su propietario. Para hacerlo, la plataforma se basó en esos datos recogidos de los hábitos de consumo de sus clientes y en un modelo matemático.

Según What Algorithms Want: Imagination en the Age of Computing (Lo que quieren los algoritmos: la imaginación en la era informática), “Netflix encargó House of Cards en buena parte por perspicacia algorítmica: tenía prueba estadística significativa que sugería que sus usuarios iban a recibir con los brazos abiertos una nueva versión del drama político de la BBC“.

Robin Wright (Claire Underwood) y Kevin Spacey (Francis Underwood), los protagonistas de la serie que generó millones de fanáticos en el mundo y recibió el premio Emmy.

El libro de Ed Finn, director del Centro para la Ciencia y la Imaginación de la Universidad de Arizona, desarrolló: “Ansiosa por superar a HBO como productora de contenido original, la compañía pagó USD 100 millones para asegurar los derechos de House of Cards”. La serie más cara en aquel momento se emitía únicamente por Netflix: ese monopolio cultural le permitió acaparar público. En el Festival de Sundance, el director de contenidos Ted Sarandos explicó que las decisiones creativas de la empresa se tomaban en base a un 70% de información. El 30% restante era el juicio humano.

“Netflix estudia con detalle tus hábitos de consumo para conocerte mejor y para sacarte el mejor partido como usuario”, coincidió BBC en un artículo sobre el tema.

“Orange is The New Black” fue la segunda serie original de Netflix.

Para la plataforma de streaming, argumentó Finn, todo es una recomendación.

“Netflix no tuvo que gastar millones en la publicidad de la serie porque ya tenía una línea directa con sus millones de usuarios”, escribió. “La empresa promovió House of Cards entre ellos con 10 trailers muy dirigidos: Kevin Spacey para los fanáticos de Spacey; tomas artísticas para los fanáticos de[l director] David Fincher; escenas con personajes femeninos para aquellos que acababan de ver algo con protagónicos femeninos fuertes, como Thelma y Louise“.

La conclusión del profesor de medios e ingeniería: “House of Cards fue un show producido con algoritmos no sólo en su concepción inicial sino en su producción y su lanzamiento”.

También la idea de estrenar toda la temporada en el mismo momento estuvo guiada por un cálculo basado en datos. Fue una estimación exitosa: cuando se subió a la red la segunda temporada, un sábado a la noche, el 2% de todos los suscriptores estadounidenses vieron los 13 episodios en el fin de semana.

¿Cuáles son esos datos?

Lo sintetizó BBC: “Netflix observa a qué hora te conectaste para ver el último capítulo de tu serie favorita (y el primero), desde dónde lo hiciste exactamente y cuándo perdiste el interés. Analiza también cuántos minutos de la serie viste, cuántas pausas hiciste y cuánto duró cada una de ellas”.

Reed Hastings, cofundador y CEO de Netflix.

Otra información útil es el dispositivo de conexión, incluida la marca; el grado de interés; la dirección IP, para geolocalización; el buscador de preferencia; las palabras de búsqueda; las preferencias, o clicks; los modos de pago. A partir de esto, los algoritmos clasifican a los usuarios por gustos y elaboran predicciones de preferencias.

“En 2015, la compañía tecnológica lanzó una estadística muy interesante en la que reveló que conoce el momento exacto en el que sus usuarios se ‘enganchan’ a sus series”, siguió BBC. En el blog de la red se publican esos y otros datos que Netflix utiliza para orientar sus contenidos, como que el 58% de los mexicanos “se adelanta a su pareja en los episodios de las series”.

Con información de Infobae.

Noticias relacionadas

Secciones