La Unión

Caos total: Comerciantes, conductores, pasajeros y estudiantes desesperan ante lentitud en obras del metrobús

Tráfico atascado, personas que caminan kilómetros para llegar a sus puestos de trabajo y operarios que recién empiezan a trabajar desde las 07:00 horas. Haciendo un recorrido por la zona de obras del metrobús y un tramo de la congestionada avenida Avelino Martínez, el equipo de La Unión R800 AM informó sobre las peripecias que la ciudadanía debe sufrir todos los días para llegar a sus respectivos destinos.
Caos total: Comerciantes, conductores, pasajeros y estudiantes desesperan ante lentitud en obras del metrobús
12 de abril de 2018 - 15:06

El equipo de radio La Unión R800 AM se trasladó hasta la zona de obras del metrobús para acompañar y escuchar a la ciudadanía en su calvario por llegar todos los días a sus respectivos puestos laborales y de estudios. Los trabajos, de lo que en su momento se llamó “la más emblemática en la historia vial del país”, llevan más de un año de haber empezado (iniciaron en noviembre de 2016). Sin embargo, de los cuatro kilómetros que se están realizando (desde el campus de la UNA hasta la avenida Zavala Cué), ningún tramo ha sido terminado.

Al menos 92 comercios han cerrado desde que comenzaron las obras del metrobús. El problema se acentuó en los últimos meses con la clausura total de un tramo de 4 kilómetros de la ruta Mariscal Estigarribia.

Por esta razón, comerciantes, conductores, pasajeros y estudiantes se ingenian, mientras que otras tienen que “tragarse el sapo” del tráfico día a día para llegar a destino.

La principal queja de todas estas personas con respecto a los trabajos es que avanzan de manera extremadamente lenta, criticando que los operarios, quienes trabajan de forma muy pausada, recién comiencen sus labores después de las 07:00 horas. “Tienen horario bancario”, criticó Gladys Mancuello, una frentista vendedora de empanadas, quien, debido al no cumplimiento del contrato firmado por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones con la firma Mota Engil (encargada de las obras), anunció que presentarán una denuncia internacional contra el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ante un juzgado de Estados Unidos por los daños y perjuicios que les han generado especialmente a los comerciantes.

Sobre el punto, recordó que ya son casi 100 los locales cerrados a causa de los lentos trabajos.

Haciendo un recorrido por la zona de obras del metrobús y un tramo de la congestionada avenida Avelino Martínez, nuestro equipo notó las peripecias que la ciudadanía debe sufrir todos los días para llegar a sus respectivos destinos.

📡📹 ON AIR | Hasta las 10:00 horas, escuchamos a todas las personas que sufren el tráfico y cómo se las arreglan para llegar a sus puestos de trabajo a causa de las obras del metrobús 😤😡Acompañanos en la #R800AM ➡️http://launion.com.py

Posted by La Unión R800AM on Wednesday, April 11, 2018

En este orden, Vicente, un trabajador taxista, dijo que su clientela ha bajado hasta en 70% tras el inicio de las obras y, sobre todo, luego del cierre total de la ruta Mariscal Estigarribia entre el campus de la UNA y la avenida Pastora Céspedes, casi en frente a la iglesia Domingo Savio.

Por su parte, un hombre que manifestó que, desde el cierre total del mencionado tramo, debe caminar 10 cuadras para llegar a su trabajo. “(Los operarios) no trabajan luego”, expresó con molestia.

Este hombre dijo que llega a caminar hasta 10 cuadras para llegar hasta su puesto laboral, ubicado en medio de las obras del metrobús.

Así mismo don Luis González, vendedor de asaditos, se quejó de la lentitud de los trabajos, criticando que los operarios “se pasan cavando”. “Hasta ahora la obra no se ve. Todo es excavación de tierra”, cuestionó, añadiendo que el punto central donde se produce el mayor caos vial es frente al depósito de la Fiscalía, sobre la avenida Avelino Martínez.

En ese punto citado, un conductor comerciante expuso que tiene que llegar todos los días hasta el Mercado de Abasto. Para ello, debe atravesar la avenida Avelino Martínez, utilizada como única alternativa para poder llegar hasta el concurrido centro comercial. “Acá me tranco generalmente entre 10 minutos y media hora, es un calvario. Mi viaje dura de dos a tres horas”, se quejó, aseverando que los viernes “es imposible” transitar por ese congestionado camino y que esos días llega a quedar varado en el sitio hasta una hora.

En este sentido, un estudiante proveniente de Capiatá contó que debe caminar varios cientos de metros desde el desvío a la avenida Avelino Martínez hasta la entrada principal del campus de la UNA, teniendo que pasar por un zanjón ubicado entre un caminero y la ruta Mariscal Estigarribia. “Esto tengo que hacer todos los días”, dijo.

Los estudiantes de la UNA, así como otras personas que deben llegar a sus trabajos, deben pasar por este caminero ubicado en una zanja, el cual es interceptado en varias parte por materiales de construcción.

Por otra parte, un comerciante ubicado sobre la ruta Mariscal Estigarribia pero que todavía no está siendo afectado por las obras, afirmó que Obras Públicas está pretendiendo expropiar una parte de su terreno para poder ensanchar el tramo rumbo a Asunción. “Quieren expropiar mi terreno en una parcela de 20 x 2 metros. Pero me ofrecen 6 millones de guaraníes. Y acá cada terreno vale 1 millón de dólares. Así quieren hacer con todos, pretendiendo ridiculizarnos”, repudió.

Estamos hablando con los frentistas del metrobus

Posted by La Unión R800AM on Wednesday, April 11, 2018

Otro comerciante de la zona dijo que está “sobreviviendo” por culpa de las obras que no avanzan, citando como ejemplo que una maquinaria se encuentra casi frente a su local, pero que casi no entra en funcionamiento. “Es desesperante, ya no sabemos qué más vamos a hacer”, expresó.

Por otra parte, consultando con pasajeros de ómnibus, una señora manifestó que debía llegar a un hospital para realizar sus sesiones de fisioterapia, pero que llevaba ya una hora atascada en el tráfico.

Inclusive, una persona ha decidido hacer su itinerario desde su casa, ubicada en Capiatá, hasta su lugar de trabajo, en Fernando de la Mora, en bicicleta, señalando que ahorra una hora utilizando este medio de transporte en lugar de subir a un colectivo. “De paso tengo estado físico”, ironizó.

Un ciclista decidió ir en bicicleta hasta su trabajo, prefiriendo no sufrir el caótico tráfico causado por las obras del metrobús.

Durante el trayecto de nuestro equipo, se pudo comprobar el sufrimiento tanto de comerciantes, vendedores ambulantes, pasajeros, conductores particulares, choferes de empresas y peatones, quienes de manera unánime piden a las autoridades paraguayas soluciones eficientes y rápidas a las obras del metrobús.

Noticias relacionadas

Secciones