La Unión

Caos en Cataluña: decomisos, enfrentamientos y votos en referéndum independentista

La policía española confiscó el domingo urnas y boletas en centros de votación en Cataluña que serían utilizados para el referéndum por la independencia de esta región, considerado ilegal por el gobierno de España. Al menos 38 personas han resultado heridas en enfrentamientos con la policía, de acuerdo con autoridades de salud catalanas.
Caos en Cataluña: decomisos, enfrentamientos y votos en referéndum independentista
1 de octubre de 2017 - 09:52

El cuestionado referéndum independentista de Cataluña descendió en el caos el domingo cuando la Policía Nacional de España irrumpió en centros de votación y confiscó boletas y material electoral. 

Policías antidisturbios fueron desplegados en la región mientras las autoridades españolas intentaban evitar que la votación se llevara a cabo.

La alcaldesa de Barcelona, la capital regional, Ada Colau, dijo que miembros de la Guardia Civil habían disparado balas de goma mientras la gente intentaba votar.

La cuenta verificada de Twitter del Departamento de Salud de Cataluña dijo que 38 personas habían resultado lesionadas por enfrentamientos entre votantes y miembros de la Guardia Civi y la Policía Nacional, ninguna de gravedad.

En tanto, el Ministerio del Interior dijo en Twitter que 9 agentes de la Policía Nacional y 2 de la Guardia Civil habían resultado heridos.

En Girona, donde el presidente de la Generalitat (gobierno de Cataluña), Carles Puigdemont, debía votar, la policía irrumpió en el recinto rompiendo una puerta de cristal. Puigdemont votó en una localidad cercana.

Miembros de la Guardia Civil rompen la puerta de cristal del centro de votación donde votaría el presidente catalán. / Foto: AFP.

Jordi Turull, portavoz del gobierno regional, dijo en una conferencia de prensa, dos horas después de que se abrieran las urnas, que a pesar de los esfuerzos del gobierno español, 73% de los centros de votación, 4.661 en total, habían abierto.

Acusó al gobierno central de ser responsable de “un estado de violencia no visto en España desde la época de Franco”, en referencia al dictador Francisco Franco, quien gobernó el país con puño de hierro durante 36 años hasta 1975.

El gobierno español se ha opuesto implacablemente a cualquier movimiento de ruptura en la región del noreste del país, y el máximo tribunal español declaró el referéndum como ilegal.

La cuenta oficial de Twitter del Ministerio del Interior de España dijo en una serie de publicaciones que la Policía Nacional y la Guardia Civil estaban cumpliendo con las órdenes de un juez y mostró una imagen del material decomisado.

En otro tweet, el ministerio mostró la actuación de la policía en un centro de votación en Barcelona, en medio de protestas.

El gobierno separatista de Cataluña  sigue confiando en que el referéndum saldrá adelante. Muchas de las escuelas donde se instalarían los centros de votación habían sido ocupadas en los últimos dos días para asegurar que permanecieran abiertas el día de la votación.

La disputa entre el gobierno regional en Barcelona y el gobierno español ha aumentado en las últimas semanas, con masivas protestas a favor y en contra del referéndum en la región y otras ciudades de España.

El sábado, miles de personas protestaron en Madrid contra el referéndum en Cataluña.

En los días previos a la votación, las autoridades bloquearon una aplicación para la localización de centros de votación y confiscaron el software para el conteo de votos.

Los 5,3 millones de votantes en la lista electoral en Cataluña debían responder sí o no a una pregunta: “¿Quiere que Cataluña sea un estado independiente, en la forma de una república?”.

Los centros de votación cerrarán a las 8 p.m. hora local del domingo. Los primeros resultados se esperan alrededor de las 10 p.m. hora local.

 

Con información de CNN en español.

Noticias relacionadas

Secciones