La Unión

 Último momento

Cáncer de cabeza y cuello: detección temprana es clave para su cura

El “Día Mundial para la prevención del Cáncer de Cabeza y Cuello” se recuerda el 27 de julio.
Cáncer de cabeza y cuello: detección temprana es clave para su cura
26 de julio de 2016 - 13:43

El “Día Mundial para la prevención del Cáncer de Cabeza y Cuello” se conmemora cada 27 de julio. En ese contexto, el Instituto Nacional del Cáncer (INCAN) se suma a la recordación con un llamado a la prevención y a la detección temprana de estas patologías.

El cáncer de cabeza y cuello puede iniciar en la nariz, los labios, la boca, la cara, las glándulas salivales, la glándula tiroides, huesos, músculos y piel de la zona, el cuero cabelludo, la garganta o la laringe, el ojo, la mandíbula y el maxilar superior.

Aunque los cánceres de cerebro están en la región, no son clasificados médicamente como cánceres de cabeza y cuello.

FORMACIÓN DEL CÁNCER

Se desarrolla cuando se produce a nivel local una multiplicación descontrolada de células anormales; proceso que forma cuerpos sólidos -como nódulos o tumores- capaces de invadir tejidos cercanos o diseminarse hasta otras zonas del cuerpo usando como vía el torrente sanguíneo y el sistema linfático.

CAUSAS

Un cáncer en la región de la cabeza o el cuello puede tener una causa hereditaria, puede resultar de una tendencia del metabolismo del individuo, o también producirse por elementos externos.

Los principales causantes externos son: el consumo de tabaco en cigarrillos o en hoja; la excesiva ingesta de alcohol -especialmente bebidas destiladas como la caña, ron o el wiski; la mala higiene bucal y la mala condición de dientes; la ingesta habitual de mate y otras bebidas calientes como el café, el cocido y el té a temperaturas superiores a los 65º C.

La patología puede también ser desencadenada por una enfermedad venérea (de trasmisión sexual en prácticas de sexo oral sin barreras de protección) generada por el Virus del Papiloma Humano (VPH).

Igualmente, se describen como posibles causas externas de tumores de cabeza y cuello, la inhalación de ciertos tipos de vapores de metales o polvillo de madera, solventes químicos y del humo de leña.

SIGNOS DE ALARMA PARA DETECCIÓN TEMPRANA

Un cáncer de cabeza y cuello identificado en sus inicios abre un mayor abanico de posibilidades de tratamiento y curación.  La presencia de un nódulo en la zona del cuello o la cabeza debe despertar un grado de alerta. Un nódulo es cualquier abombamiento o crecimiento que una persona percibe.

También deben llamar la atención una lesión ulcerada o una herida en la boca que tarde no cicatrice y/o progrese.  Un cambio en la voz –disfonía o afonía- que no guarde relación con una gripe o un resfrío es también un signo de alarma.

Que un nódulo o lesión permanezca después de quince días de haberlo descubierto en la nariz, los labios, la boca, el rostro, el cuello es motivo para consultar con un médico, que puede ser un clínico o un cirujano especialista en cabeza y cuello. Si está ubicado en la boca la consulta puede estar dirigida a un odontólogo.

Una consulta temprana y los medios de diagnóstico prescriptos en ella pueden determinar si el nódulo encontrado en la zona de cabeza y el cuello es sólo un nódulo inflamatorio o es un cáncer.

PREVENCIÓN

En la cabeza y el cuello pueden desarrollarse diversas formas de cáncer. La prevención de algunas de ellas es posible.

Cada persona puede reducir las posibilidades de desarrollar  un cáncer de cabeza y cuello evitando el consumo de cigarrillos u otros productos con tabaco; practicando rutinas correctas de higiene bucal y asistiendo al control odontológico; tomando el mate y otras bebidas como el café, el cocido y el té a temperaturas inferiores a los 65º C; regulando  la ingesta de bebidas alcohólicas destiladas como ron, caña y whisky; adoptando medidas de salud sexual como el uso de preservativos en prácticas de sexo oral para impedir la transmisión del VPH.

El uso de tapabocas y filtros especiales en ambientes de trabajo que conllevan la inhalación de ciertos tipos de vapores de metales o polvillo de madera, inhalación de solventes químicos y humo de leña es otra medida clave de prevención.

DIAGNÓSTICO, TRATAMIENTO Y RECONSTRUCCIÓN EN EL INCÁN

El Instituto Nacional del Cáncer del Paraguay (INCAN) trabaja en el diagnóstico y el tratamiento por cirugía, oncología clínica y radioterapia de distintas formas de cáncer de cabeza y cuello.

Una persona puede obtener el diagnóstico sobre un nódulo encontrado en la región de la cabeza y cuello en el INCAN. Para ello, debe solicitar la consulta con un cirujano de cabeza y cuello o un clínico. El turno se agenda llamando al 0228632899 o al 0228633980. Este servicio y los medios de diagnósticos correspondientes son gratuitos.

El INCAN brinda también un servicio de cirugías de alta complejidad, cirugías reconstructivas y servicios complementarios como el diseño de un plan nutricional, asistencia sicológica, banco de sangre, medicamentos comprendidos en el “Listado de Medicamentos Esenciales y cuidados paliativos”.

Dado el alto costo de los materiales protésicos requeridos en cirugía de alta complejidad, el paciente gestiona ayudas de la Dirección Nacional de Beneficencia (DIBEN), con la guía de la Oficina de Servicio Social del hospital.

Para más información sobre el tema, contactar con el Dr. Hernán Ortiz, Director Médico del INCAN y Cirujano especialista en Cabeza y Cuello, al 0971218604.

 

 

 

Fuente: MSPyBS

Noticias relacionadas

Secciones