La Unión

Brasil: Graban a Michel Temer dando luz verde a entrega de sobornos

Michel Temer autorizó comprar el silencio del expresidente de la Cámara Eduardo Cunha. Por primera vez, hay una prueba de corrupción contundente contra Temer, quien ya estaba cercado de acusaciones.

El presidente de Brasil, Michel Temer, en una imagen de archivo junto a Eduardo Cunha. / Foto: Reuters.

Brasil: Graban a Michel Temer dando luz verde a entrega de sobornos
17 de mayo de 2017 - 23:43

Cayó la enésima bomba sobre el frágil Gobierno de Michel Temer, pero quizá la más devastadora. Una grabación probaría que el presidente brasileño autorizó que se entregaran sobornos al expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha para que se mantuviera en silencio en la cárcel, donde está preso por corrupción en el marco de la Operación Lava Jato.

El diario brasileño ‘O Globo’ reveló que los dueños de la empresa cárnica JBS confesaron a la Procuradoría General de la República que tienen una grabación que pone a Temer contra las cuerdas. En el uno de los diálogos, grabados hace tan solo dos meses, el pasado mes de marzo, el empresario Joesley Batista comenta que se está entregando dinero a Cunha para que se mantenga callado en la cárcel. Temer responde dando su aprobación: “Hay que mantener eso, ¿ok?”.

Cunha fue el responsable de iniciar el proceso de ‘impeachment’ contra la ex presidenta Dilma Rousseff y en la práctica el que aupó a Temer a la presidencia, pero una vez acorralado por la corrupción perdió el cargo y la policía le detuvo; sus entonces aliados le dejaron solo. Desde el Gobierno siempre hubo temor a que Cunha, despechado y en la cárcel, pudiera hacer confesiones comprometedoras a modo de venganza, de ahí la necesidad de comprar su silencio.

El audio, cuya existencia se desveló este miércoles, podría ser letal para el Gobierno Temer, ya que por primera vez emerge con claridad un presunto delito cometido durante el ejercicio de su mandato. Hasta ahora todas las acusaciones giraban en torno a la financiación ilegal de su campaña electoral a la vicepresidencia, antes de que fuera presidente. Al ocupar el sillón presidencial el Tribunal Supremo Federal sólo puede investigarle por delitos cometidos en su actual mandato. Ahora, sin embargo, se abre una incierta vía que incluso podría desembocar incluso en su destitución.

Temer reconoció hoy que mantuvo una reunión en marzo pasado con Joesley Batista, pero negó que ese encuentro sirviera para comprar el silencio del ex jefe de la Cámara de Diputados “El presidente Michel Temer jamás solicitó pagos para obtener el silencio del ex diputado Eduardo Cunha. No participó y no autorizó cualquier movimiento con el objetivo de evitar una delación o colaboración con la Justicia por parte del ex diputado”, afirmó la Presidencia de Brasil en un comunicado.

Como viene siendo habitual en las diversas entregas del monumental escándalo de corrupción en el que se convirtió desde hace unos años la vida política brasileña los delatores tienen material para todos los lados y Temer (del Partido del Movimiento Democrático de Brasil) no es el único que se ve salpicado.

El presidente del conservador Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el principal aliado del Gobierno Temer, Aécio Neves, habría pedido dos millones de reales (570.000 euros), una cantidad que se entregó a su primo y que luego acabó en la cuenta de otro senador del mismo partido, Zeze Perrella.

El Partido de los Trabajadores (PT) de Dilma Rousseff no se escapa de las acusaciones: el empresario Joesley Batista confesó a las autoridades que su “hombre” durante el gobierno de Rousseff era su entonces ministro de Economía y Hacienda, Guido Mantega. El responsable de las finanzas del gobierno izquierdista se encargaba de defender los intereses de JBS dentro del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), una entidad bajo control estatal.

A falta de un pronunciamiento oficial de Temer la imagen que retrata el impacto de estas nuevas revelaciones la aporta el Congreso Nacional. La tarde de este miércoles cerró sus puertas antes del horario habitual porque los congresistas estaban demasiado alterados con la noticia. “No hay clima para trabajar”, dijo el presidente de la Cámara de los Diputados, Rodrigo Maia (PMDB) al cerrar la sesión de forma apresurada. Brasil entero estaba desando ver en televisión el informativo de la noche.

Con información de EL MUNDO.

Noticias relacionadas

Secciones