La Unión R800 AM

Análisis: Dime qué fotos publicas y te diré que tienes

Una cuenta en Instagram llena de selfis, un amigo que publica solo imágenes con su novia y cuesta encontrar su foto sin ella en Facebook, una compañera aficionada a los paisajes… ¿Podrían estas predilecciones en las fotos significar algo desde el punto de vista psicológico?
Análisis: Dime qué fotos publicas y te diré que tienes
27 de mayo de 2017 - 12:23

Cada día divulgamos millones de fotos en nuestras redes sociales, y las fotografías que elegimos pueden variar desde selfis hasta imágenes con frases motivacionales. ¿Qué dicen de nosotros, desde el punto de vista psicológico, las elecciones que hacemos a la hora publicar?

Sobre el asunto hemos conversado con dos psicólogos que han revelado hasta qué punto podemos juzgar a las personas por las fotografías que publican en las redes sociales y han hecho sugerencias sobre qué podrían significar sus elecciones.

Según la psicóloga rusa Elmira Chernoúsova, hay que tener mucho cuidado a la hora de calificar el carácter de una persona basándose en las imágenes de su perfil. “El ser humano es más amplio, interesante y diverso de lo que pueda parecer a primera vista, por eso no se puede juzgar a las personas profunda y detalladamente por las fotografías que publican”, señala la experta.

Sin embargo, las imágenes que divulgamos pueden llevar a contemplaciones sobre la personalidad de quien las publicó y pueden dar algunas pistas, que, evidentemente, necesitan observaciones más profundas (y es preferible que sean de la vida real) para ser confirmadas.

1. Cuando una persona publica muchos selfis

“Los selfis son una forma de expresarse, de decir ‘¡Yo existo, y aquí estoy!‘. De manera instintiva nos demostramos eso atrayendo a amigos o potenciales parejas”, comenta otro experto, el profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad Estatal Rusa de Humanidades, Innokenti Arséniev.

“Necesitamos retroalimentación de los demás, pero a veces la manía de publicar selfis se convierte en una obsesión que podría encubrir inseguridades y una baja autoestima“, añade el psicólogo.

Chernoúsova se suma a ese diagnóstico: “En cierto sentido, los selfis podrían ser un grito de socorro, aunque puedan ser percibidos como una señal de egoísmo y narcisismo por un observador ordinario”.

“Es una forma inarmónica y no constructiva de compensar la falta de atención. Tal vez, la persona no recibiera suficiente cuidado de su familia durante la formación, y esto resultó en inseguridades”, agrega la psicóloga, quien opina, que los selfis también pueden ser una herramienta de búsqueda interior.

“Los selfis pueden ser una manera de mirarnos a nosotros mismos desde el exterior para corregir nuestras expresiones faciales, nuestra postura e incluso la figura”, explica.

2. Imágenes de naturaleza y fotos de viajes

“La publicación de paisajes y fotos tomadas durante viajes es una forma de sentir de nuevo las experiencias significativas y de preservar el pasado en una forma inalterada, reviviéndolo con la atención de los demás”, dice el profesor Innokenti Arséniev.

Sin embargo, cuando este tipo de publicaciones inunda la cuenta, esto podría despertar inquietudes. “La naturaleza se opone a la urbanización y puede ser una muestra del deseo de huir de la segunda”, comenta Chernoúsova. “Tal vez la persona esté cansada, porque la naturaleza es una forma de relajación”, añade.

Las fotos de viajes también pueden significar que la persona no acepta su vida diaria: “Tal vez esto puede ser un intento de escapar de la rutina y de esconderse de algún problema. Aunque no podemos sacar conclusiones precisas sobre los motivos”.

3. Fotos en pareja, con niños y mascotas

“Las fotografías con animales, niños y novios es un método de compartir la alegría de la relación, o crear la visibilidad de una“, señala Arséniev.”Con estas fotos puede presentarse a sí mismo como a un pariente cariñoso y una persona amada. Sin embargo, esto podría interpretarse como el querer dar una evidencia a los demás de que uno no está solo, mientras puede sentirse muy solitario por dentro“.

“Para mí, esto en cierta medida parece un exhibicionismo psicológico, porque es poco probable que una persona que está feliz con sus relaciones manifieste y transmita los detalles de su vida en pareja”, comenta Chernoúsova. “Cuando uno se siente satisfecho con su vida y vive en armonía no tiene necesidad de demostrarlo”, concluyó.

En cuanto a los animales, la experta advierte que las fotos con mascotas pueden ser señal de una madurez psicológica insuficiente: “Todos estos niños, perros y gatos pueden señalar un cierto infantilismo, hay alguna ingenuidad en ellas. Sin embargo, cuando no pasa a extremos, no hay nada malo en esto, porque dentro de cada uno de nosotros vive un niño”.

4.  Imágenes con frases motivacionales

Imágenes de este tipo están directamente relacionadas con la psicología, dado que la mayoría de ellas trata de motivación e inspiración. “Son, en primer lugar, un método de autoprogramación. La persona se inspira a sí misma con estas publicaciones, y, evidentemente, carece de esa motivación que comparte en Internet”, comenta Elmira Chernoúsova.

La mayoría de las publicaciones de este tipo se refiere a superación personal y cómo lograr el éxito y no rendirse en esa lucha. “Si se observa una gran cantidad de imágenes con consejos sobre superación y cómo triunfar en la vida, esto significa que algo no está bien, dado que la persona se ve obligada a ‘forzarse’, en cierto modo. Incluso lo demuestra a sus suscriptores, invitándoles a participar en este ‘acto de violencia’“, añade la psicóloga.

La experta también señala que la publicación de imágenes con frases motivacionales significa que esa persona “no se siente muy bien, no está armonizada dentro de sí. Su ‘querer’ y ‘deber’ no están en equilibrio“.

5. Fotos con objetos de lujo

“Las fotografías con objetos de lujo parecen una explícita demostración de las posibilidades, recursos y poder“, dice Innokenti Arséniev, añadiendo que “los últimos pueden ser reales o imaginarios, pero todo forma parte de una manifestación para impresionar y sorprender a los demás, así como para confirmar el éxito y el bienestar de uno”.

“Por un lado, con estas fotos la persona podría demostrar el deseo de acercarse al mundo de los ricos. Por otro, si una persona adulta atrae la atención de los demás con fotos de prendas caras esto significa que no ha podido realizarse en otros ámbitos y podría ser bastante superficial, con pocos intereses en la vida”, señala Chernoúsova.

La psicóloga además sostiene que las personas que se jactan de objetos caros en las redes tienen muchas inseguridades, dado que necesitan ‘alimentar’ su baja autoestima con esta demostración exagerada.

6. Fotos reales sin filtros ni maquillaje en un ambiente casual

“Las fotos reales y cotidianas pueden contener el deseo de invitar a más personas a la vida personal, como si estuvieran cerca”, dice Arséniev. De acuerdo con él, “estas imágenes indican un deseo de parecer ‘simple’ y ‘real’. Sin embargo, estas fotos al mismo tiempo pueden ser un tributo a la moda y una especie de máscara que permite parecer más ‘ordinario'”.

“Todas las imágenes son buenas, si la persona no presume en ellas y siempre y cuando sea sincera en sus emociones, y también siempre y cuando las fotos no se presenten a todo el mundo sin selección”, dice Chernoúsova.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de publicar fotos en la Red? “Para presentarse a sí mismo como una persona interesante, es necesario, por supuesto, que las fotos reflejen sus aficiones, así como su creatividad y algunos datos de la vida familiar”, recomienda Elmira Chernoúsova.

“Pero hay que hacerlo de manera no demostrativa y muy sutil y solo como una confirmación de su desarrollo personal y profesional. Cuando lo que uno hace es demasiado demostrativo y está previsto para alardear, esto más bien repugna“, concluye.

 

 

RT EN ESPAÑOL

Noticias relacionadas

Secciones