La Unión

Las lecciones de negocios que dejó Shakespeare

Si bien es cierto que William Shakespeare es considerado como el mejor dramaturgo en el idioma inglés, también lo es que era un astuto hombre de negocios.
Las lecciones de negocios que dejó Shakespeare
24 de abril de 2016 - 19:06

En el Londres de la época de Isabel I, el teatro El Globo original podía dar cabida a 3.000 personas. Los plebeyos o “Groundlings” pagaban un centavo para estar al aire libre, mientras que la nobleza gastaba hasta seis peniques para sentarse sobre cojines en las galerías cubiertas.

El Globo acomodaba a ricos y pobres, y el público no se quedaba quieto y en silencio como hoy en día: le hablaban a los personajes, comían, entraban y salían…

A pesar de que El Globo se incendió en 1613, el teatro le dejó a Shakespeare una buena fortuna.

Además, era uno de los dueños de otro teatro de Londres y de una compañía de producción.

En su ciudad natal de Stratford-upon-Avon, en el condado británico de Warwickshire, invirtió mucho en tierra y propiedades, y se dice que también comerciaba granos.

Cuando Shakespeare murió, el 23 de abril de 1616 -hace 400 años- era un hombre muy rico. En dinero de hoy en día habría sido cómodamente un millonario.

Musa de fuego

Cuatro siglos más tarde, Shakespeare probablemente se sentiría bastante satisfecho de que su obra y su legado haya seguido apoyando una industria grande y lucrativa, que está lejos de limitarse a la venta de entradas para el teatro y al empleo de actores.

La casa donde cortejó a quien se convertiría en su esposa, Anne Hathaway, es una de las favoritas de los turistas.

En la actualidad, todavía Shakespeare es la columna vertebral de una comunidad empresarial sustancialmente más amplia: desde hoteles y restaurantes en Stratford hasta recorridos a pie en Londres, sin olvidar los bares cercanos a ese balcón tan especial en la ciudad italiana de Verona, además de las ventas de libros y objetos de interés, e incluso clases de liderazgo para hombres y mujeres de negocios.

Definitivamente no se trata de mucho ruido y pocas nueces.

Medida por medida

En la opinión de Piers Ibbotson, hay tantas lecciones de Shakespeare acerca de los peligros y trampas del poder que le han proporcionado un fondo inagotable de material para sus talleres de gestión y liderazgo en las últimas dos décadas.

“Las obras de Shakespeare son estudios de caso de los dilemas humanos centrales”, dice Ibbotson, de 61 años de edad, quien es parte de la unidad Crear de la escuela de negocios de Warwick.

“Sus obras son tan ricas y tan complejas, que hay situaciones reales para examinar. Actuarlas es una experiencia muy poderosa, pues la gente puede meterse físicamente en esas situaciones”.

Crear utiliza las obras de Shakespeare para guiar a los estudiantes y a sus clientes empresariales a través de numerosas situaciones difíciles de negocios.

Parece que los que trabajan en teatro evitan decir su nombre y la llaman “la obra escocesa”, pues se dice que Shakespeare usó hechizos reales y las brujas se enojaron y la maldijeron.

Macbeth“, por ejemplo, es visto como un estudio sobre los límites de la ambición, mientras que “La tempestad“, como una metáfora de una tormenta perfecta de la rivalidad en el lugar de trabajo.

El sueño de una noche de verano” se utiliza para explorar la transformación en los negocios, y “El comerciante de Venecia” enseña sobre el cumplimiento de los contratos.

Ibbotson dice: “Shakespeare es un recurso maravilloso y, por supuesto, siempre estás usando un lenguaje tan poderoso, que le permite a la gente articular las ideas mucho más sutiles y complejas que si se limitaran al pobre lenguaje de negocios”.

Hijo del mejor

Richard Olivier, de 54 años, es otra persona que aprovecha las obras de Shakespeare para enseñar buen liderazgo y práctica empresarial.

“Shakespeare, lo más cercano a la encarnación del ojo de Dios”, dijo Sir Lawrence Olivier

Es el hijo de Sir Laurence Olivier, el actor shakespeariano más famoso del siglo XX de Reino Unido, y opina que “Shakespeare es un profesor de ética increíble”.

“Aparte de las obras históricas, no hay obras en las que el malo se sale con la suya al final”.

Los clientes de la empresa de Olivier. Olivier Mythodrama, incluyen a los gerentes del Servicio Nacional de Salud británico, la Policía Metropolitana y Daimler-Benz.

“Hay un gran drama en el liderazgo, y Shakespeare fue probablemente el primer dramaturgo en retratar el drama humano y el liderazgo en forma tridimensional”, señala Olivier.

¿Sueño de una noche de verano?

Shakespeare vivió de su arte y sus inversiones… y por 400 años muchos otros han vivido gracias a él.

El área conocida como la Inglaterra de Shakespeare (que incluye las ciudades de Stratford, Royal Leamington Spa, Kenilworth y Warwick) recibió a 9,94 millones de turistas en 2014, según Shakespeare Birthplace Trust, la fundación de beneficencia que cuida de los sitios del patrimonio Shakespeare.

Añade que el valor total del turismo para la economía local se encuentra en la región de US$900 millones, que apoya unos de 11.150 puestos de trabajo.

Alisan Cole, del Shakespeare Birthplace Trust , le contó a la BBC que “2014, el 450 aniversario del nacimiento de Shakespeare, fue nuestro año récord, con 820.000 visitantes, y estamos esperando que 2016 llegue a estar a la par o lo supere”.

FUENTE: BBC

Noticias relacionadas

Secciones